Patrocinado por titanlux

sábado, 9 de junio de 2007

La Torre Mónica

La torre Mónica para todos los que no conozcáis málaga , obviamente no os sonará. para otros lo habréis escuchado por el nombre de la torre Mónica o chimeneas de la misericordia, pues eso hoy e leído la historia de la pintada en la chimenea , del nombre de Mónica, ( Por cierto lo van a restaurar y lo van a quitar , pero bueno eso da igual , la gente lo seguirá llamando Mónica).
Yo nunca me había preguntado el motivo de la pintada , me había imaginado que alguien lo hubiese escrito por alguien que amaba y se llamaba Mónica , pero no lo sabia con certeza y cuando preguntaba nadie sabia contestarme a ciencia cierta, había varias historias por ahí , pero no resultaron ciertas. e aquí la autentica historia de la torre de Mónica.

Un día, hace ya 14 años, la chimenea más alta de las que coronan el litoral malagueño amaneció tatuada por un nombre de mujer. Mónica. Un gesto romántico de un novio enamorado sin más pretensiones que conquistar, o más bien reconciliarse con la que entonces era su novia. Pero nunca una pintada ha dado tanto que hablar. Han sido muchas las leyendas que han circulado en torno al enigmático nombre y, sobre todo, a la destinataria de aquel mensaje. La rehabilitación de la chimenea, que borrará la huella impresa de un romance adolescente, ha sacado del anonimato a la verdadera Mónica y al autor de la declaración de amor más famosa de la ciudad. La leyenda urbana ya tiene rostro.

Su historia parece sacada de un guión de película, pero es real como la vida misma. Ocurrió aquí, en Málaga, hace 14 años, y aún se mantiene viva a miles de kilómetros de distancia. Mónica, la única, la verdadera, se apellida Vallejo, tiene 30 años y vive en Tenerife. Está casada con José Carlos Selva, de 32. Su amor adolescente. El osado autor de la pintada. Ambos relataron ayer la verdadera historia de la chimenea de Mónica.

Tuvieron la clásica pelea de novios de la que ahora, con la distancia del tiempo, no recuerdan ni el motivo. «Discutimos un viernes por la noche. Yo me fui a mi casa mosqueada y no volví a verlo hasta el sábado. Iba a la playa con unas amigas y me lo encontré allí colgado, en lo alto de la chimenea. No me extrañó, porque a él le gustaba hacer rápel y solían ir al tubo (como ellos llamaban a la chimenea)»
Se saludaron. Mónica le preguntó si iba a salir con ella esa noche y José Carlos le contestó que no. «Hoy no salgo», le dijo. Tenía planes. A ella le descuadró un poco la respuesta, pero prefirió no indagar más. «Nos vemos el domingo», añadió él.

No había nada improvisado. José Carlos quería darle una sorpresa a su novia y lo tenía todo planeado. «Tomé medidas de la chimenea y dibujé un boceto a escala. Lo tenía todo calculado», afirma el malagueño. «Empezar a pintar tuvo tarea. Lo hice de noche con ayuda de mi amigo Roberto Sánchez, que me sostenía los botes de pintura».

José Carlos subió por la escalerilla hasta la cima de la chimenea. Desde allí se descolgó con las cuerdas, como un péndulo. «Al principio estaba un poco asustado porque se hizo de noche», reconoce. Empezó a las diez y acabó a las dos de la madrugada. «Me costó más trabajo hasta que calenté motores. Por eso la 'M' me salió regular. Está un poco doblada».

El joven asegura que compró dos botes de pintura de cinco kilos para la ocasión. «La idea era escribir 'Mónica, te quiero', pero me quedé sin pintura y lo tuve que dejar en Mónica a secas», bromea.

Al día siguiente, José Carlos fue a buscar a su novia a su casa con su Vespino. «Me recogió por la mañana. Me contó que íbamos a dar una vuelta, pero no por dónde. Me llevó directamente al tubo. Al llegar a la chimenea, me dijo: 'Mira lo que te he puesto ahí'». Mónica reconoce que se quedó helada al ver la pintada y que el gesto, romántico donde los haya, le encantó

La noticia de su próxima rehabilitación les ha empujado a delatarse, acabar con la leyenda y contar la verdadera historia de Mónica. «Me hace ilusión que a día de hoy no es un pasado, sino un presente, pero me da mucha pena que me vayan a quitar el nombre. Fíjate que, aunque ya no hago rápel, hasta me dan ganas de, cuando lo quiten, volver a subirme y pintarlo de nuevo», comenta José Carlos, aunque pronto reflexiona: «Pero ya no puedes pintar nada ahí, porque como es un bien protegido igual tiene cárcel».

Ambos afrontan ese día que está por llegar con un pellizco de nostalgia, porque sienten la chimenea como algo propio. «Eso es mío», suelta sincero José Carlos. Pero el recuerdo es imborrable. La chimenea siempre será suya y esa playa, para ellos, siempre será la playa de Mónica.


Personalmente , pienso que el nombre de Mónica perdurará durante bastante tiempo hasta que inevitablemente se pierda por el paso del tiempo .... . Prefiero que mantengan la pintada. ¿Por cierto se atreveran a borrar la pintada de la chimenea donde pone NO A LA GUERRA?.... .


Bsos y abrazos

9 comentarios:

kaO¡ dijo...

uala, yo también quiero un 'detalle' de esos jaja.

La verdad que el chiCo se portó pero bien, lo que hacen el amor i las locuRas. Y que pase el tiempo i eso perdure, tanto la historia como la pintaDa.. admirable. Una pena que aHora vayan a borrarlo, yo creo que ese tipo de cosas pasan a formar parte de la historia, de la leyenDa de un lugar, pequeñas cosas que forman el pasaDo anecdótico de una ciudad. Opiniones i gustos para toDo.

besos con abraZos mar i pintaDas

Fran dijo...

Casi todos los veranos desde que tengo conciencia he estado allí, concretamente bañándome en la playa de la Misericordia, y hasta hoy no conocía esa historia primo.
Ojala no la borren, esa pintada ya forma parte de la ciudad.

Haced campaña!!

Elena dijo...

Joer...que bonito coño! No se si sabrás que ahora mis tios viven en el paseo maritimo de la Misericordia, veo la torre Mónica cada vez que voy a Málaga y jamás me hubiera imaginado esta historia...no sería especial salir a la calle y ver que alguien que te quiere de esa manera ha escrito tu nombre tan grande que media ciudad puede verlo? Ya lo creo que lo sería...
En fin, supongo que es irremediable pero aún así es una pena que la vayan a borrar...Besitos y hasta muy pronto!

Elchiado dijo...

Cielossss!!!!, y yo que sólo estaba buscando el nombre porque no estaba del todo seguro... ¡¡¡ésto es casi un ensayo sobre la Torre Mónica!!!, muy buen artículo, si señor, genial... Pues gracias por toda la información facilitada, qué lástima que vayamos a perder ése cachito de historia (aunque si tenemos que lamentar cosas de ése tipo en Málaga, en fin... me callo, que en la Colonia Santa Inés estuvo la primera chimenea y se la cargaron pa hacer unos pisitos) Bueno, no quiero ser pesao... me voy yendo, de nuevo agradecido, un abrazo!!!

Anónimo dijo...

si, esa historia ya la sabia, aqui en malaga casi todos la conocemos. y ya hace 2 años quitaron el nombre de monica, pero le han echo una placa. pero aun se recuerda y le decimos "la torre de monica" y siempre sera asin, este puesto o no, y esperemos que siempre sea asin

Anónimo dijo...

no creo en esa historia, es completamente imposible yo tengo 45años y con 18 años ya estaba puesto lo de monica hace ya 28 años que lleva puesto, y algunos mas desde que lo pusieron asi que otra historia falsa

Anónimo dijo...

no creo en esa historia, es completamente imposible yo tengo 45años y con 18 años ya estaba puesto lo de monica hace ya 28 años que lleva puesto, y algunos mas desde que lo pusieron asi que otra historia falsa

Anónimo dijo...

yo llevo trabajando 20 años en una empresa y ya estaba pueso lo de monica asi que no concuerda con las fechas es falsa esta historia,no se como nadie se a dado cuenta todavia

Anónimo dijo...

en el 83 yo tenia 18 años me quede embarazada y recuerdo que paseando por la misericordia ya estaba puesto lo de monica asi que es falsa la historia, son unos falsantes.