Patrocinado por titanlux

lunes, 21 de mayo de 2007

Orión y la mitologia



Hola a todos, hoy quiero hablar de mi constelacion favorita. Seguramente os suena raro lo de tener mi constelacion,( soy asi de raro) pero me encanta casi siempre lo identifico rapidamente, gracias a su caracteristica forma y al gran brillo de dos de sus estrellas , betelgause y rigel.
Os quiero contar un poco la historia mitologica de esta constelacion ( me encanta la mitologia).

Hirieo el fundador de la ciudad de Hiria, en Beocia, nunca había conocido mujer pero deseaba a pesar de ello tener un heredero.

Un día, Zeus, Hermes y Poseidón le visitaron en su palacio. Hirieo sacrificó para ellos el buey más hermoso de su manada.

Más tarde les preguntó qué podía hacer para tener un descendiente sin tener que casarse. Para ello, Zeus le hizo traer la piel del buey que Hirieo había sacrificado para ellos y le pidió que orinase encima. Así lo hizo Hirieo. Entonces los tres dioses enterraron la piel en el jardín del palacio y se marcharon.

Nueve meses más tarde, apareció en el lugar donde la piel había sido enterrada un niño al que Hirieo dio el nombre de Orión (de ourina, ‘orinar’). Cuando alcanzó la edad adulta, era tan grande que podía andar por el fondo del mar manteniendo la cabeza y los hombros fuera del agua.

El primer amor y sus consecuencias

Así fue como llegó a la isla griega de Quíos. Fue recibido en la corte del rey de la isla, Enopión, y allí se enamoró de su hija, la princesa Mérope. Enopión quiso librarse de este incómodo pretendiente, para lo que decidió prometerle la mano de su hija si éste libraba a Quíos de todas las bestias que atacaban a hombres y ganado. Enopión estaba convencido de que Orión no lo lograría, pero éste era un excelente cazador y no tuvo ningún problema para cumplir el encargo. Cuando regresó y pidió la mano de Mérope, Enopión se desdijo de sus promesas, el enamorado Orión se enfadó y saqueó el palacio, siendo sin embargo finalmente apresado por el ejército de lanceros del rey.

Como castigo, Enopión le cegó y le abandonó en la playa. Orión marchó entonces directo a través del mar hasta la isla de Lemnos, donde fue atraido por la forja de Hefesto, quien aceptó cederle como lazarillo a su ayudante Cedalión. Así, guiado por el muchacho, Orión regresó al mar y caminó hacia el este para encontrarse con el sol. Durante su camino, recuperó milagrosamente la vista.

Reencuentro con Artemisa y muerte

Otra versión cuenta que Artemisa se había enamorado de Orión, lo cual despertó celos en Apolo, dios del sol y hermano gemelo de Artemisa, pues aquél tenía que cuidar de la castidad de ella. Un día Apolo hizo una apuesta a su hermana, a que no podía asestarle una flecha a un animal que se movía a lo lejos dentro de un bosque. Artemisa lanzó su flecha y dio, como siempre, en el blanco. Cuando fue a ver su presa, se dio cuenta que había aniquilado a Orión. Fueron tan grandes sus quejas y sus lamentos, que Zeus, padre de los dioses, colocó a Orión en el cielo para su consuelo. Se dice que un día Orión regresará para vengarse de Apolo y si no a él, a sus descendientes ya mortales y casarse con la descendiente de Artemisa.

Existe una versión más, en la que se cuenta que Enopión, movido por los celos, le sacó los ojos a Orión en castigo para que jamás volviera a ver a Mérope. Así transcurrió su vida, hasta que un día pisó un escorpión sin darse cuenta, siendo picado y muerto por su veneno. Los dioses se apiadaron de él y lo colocaron en los cielos junto a sus dos perros de caza (Can Mayor y Can Menor) y una liebre llamada Lepus. Se dice que por eso persigue a Mérope y las Pléyades, sus hermanas, y huye de Escorpión, al otro lado del cielo. También se dice que ataca a Tauro, una de las bestias que invadieron Quíos.


El nombre de betelgause( es la estrella roja superior izquierda de la foto) es una corrupción del árabe, "yad al-jawzā", o sea "la mano de Jauza", siendo Jauza una figura mitológica de sexo femenino, inicialmente identificada por los antiguos árabes en el firmamento con Géminis y posteriormente asociada con la constelación de Orión


Bsos con abrazos

2 comentarios:

lety_> dijo...

Por ser tú admito compartir la constelaciÓn, porque no sabemos quién la vería primero, i si va a ser igual que con la música casi que mejor no me atrevo ni a preguntar ;)
A mi me gusta la mitología porque narra todas esas historias en que toDo lo imposible se hace, se consigue, triunfan siempre las pasiones; amores, odios, traiciones, celos, .. en fin. Y encima son capaces de colgar cada una de esas historias en las estrellaS.. como toDas las que no deben ni pueden olvidarSe.

por oriÓn, por nuestras 'excentricidades', porque sí, algún día.

besos abrazos besos abrazos estrellas. .

Fran dijo...

Maldita sea! Yo que tenia el nombre de Orion guardado para una buena ocasion porque era un nombre con fuerza, bonito, y resulta que viene a significar "orinar". ¡Que desencanto! ¡Que desencanto!

Ahora me tendre que conformar con Perseo. Esta bien... pero no es lo mismo.