Patrocinado por titanlux

viernes, 13 de abril de 2007

¿Por que quiero ser bombero?


¿PORQUE SOY BOMBERO?

Recuerdo el día que aprobé el examen de admisión en el cuerpo de bomberos con tanta claridad como recuerda un rey el día de su coronación o un cardenal el de su elevación a esa dignidad.
Cuando me enteré de que me había ganado una plaza, colmaron mi vanidad visiones románticas: madres bañadas en lágrimas que me besaban por haber salvado a sus hijos, periodistas que me ensalzaban en sus editoriales, alcaldes que me condecoraban....

Ahora, ocho años después, se ha desvanecido toda visión romántica. He trepado por escaleras de incendios miles de veces; y , a sabiendas de que en cualquier momento el techo podía desplomarse sobre mí, o el piso hundirse, o estallar un explosivo oculto. He visto morir a amigos y he llevado muertos en mis brazos. Justa es la razón de haber escogido al fuego como metáfora del infierno. ¿Qué podría ser más espantoso que la lenta agonía de la piel que se chamusca hasta que se obstruye la garganta? Estar tan cerca de la muerte no me parece nada interesante, nada romántico.
Después de cada incendio el interior de mi nariz queda cubierto de hollín y escupo las flemas negras de mi oficio. Tengo solo 31 años, pero me siento como si tuviera 50.
A veces, después de un siniestro, alguien me pregunta como me encuentro. Me limito a menear la cabeza. Me siento como si hubiese ascendido a una montaña, y gozo de la muda y personal satisfacción de la victoria.
Pienso entonces en el precio que los bomberos tenemos que pagar por esa victoria. ¿Vale la pena ese constante ingerir veneno, ese agotamiento, ese envejecer? En lo económico, no lo vale. Sin embargo, comprendo que no podría desempeñar ningún otro trabajo que me diera una sensación tan grande de triunfo.
Hace poco, después de un incendio, me halle sentado en el vestíbulo de un edificio de viviendas. Los bomberos habíamos salvado a una mujer y a su hijo pequeño, pero se había perdido una niñita de 18 meses. Uno de mis compañeros descendió por la escalera del edificio y fue a sentarse junto a mí. Llevaba en sus brazos a la niña muerta. El rostro de ese bombero estaba cubierto de tizne y de escamas de pintura quemada. Mientras esperábamos que llegara la ambulancia, repetía, una y otra vez: "Pobre criaturita. No la hubieran podido salvar". Alcé la vista y vi que tenía húmedos los ojos: las corneas, rojas por el haberse arrastrado por infinidad de corredores hasta descender a abismos de negro humo, y la luz reflejada por las lágrimas daban brillo a su mirada.
Quisiera que todo aquel que se propone inscribirse para la prueba de admisión en el cuerpo de bomberos pudiera haber visto la tristeza de esos ojos, que explicaban por qué combatimos los incendios. En aquel momento era yo parte de ese hombre sentado en el vestíbulo de una casa de vecindad, y ambos éramos parte de todos los bomberos del mundo.


Anónimo...

Este relato es real de un bombero de chile , deja a uno sin palabras, pero al contrario de querer dejarlo, me da ganas de seguir con mas impetu, si puede ser, el intentar entrar en el cuerpo de bomberos,por que yo no estudio ni entreno , para aprender a apagar fuegos (bueno en parte si), yo lo hago para salvar vidas, y eso es lo que quiero hacer.

Abrazos.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

me parece muy noble tu decisión de xq kieres se bombero carlitos, aunq la verdad es que después de leer este relato se te pone un poko la piel de gallina, yo por eso escojo la opción de Trabajadora Social, (hay que barrer pa casa hijo), quieras que no ayudas a la gente y no pones tu vida en peligro (aunq la sensación de gratitus no es la misma) Te voy a recomandar una peli aunq alomejor ya la as visto, ami me gusto muchisimo y más por el protagonista (Joaquin Phoenix.

"Brigada 49" cuenta la vida del bombero Jack Morrison (Joaquin Phoenix),a través de sus recuerdos. La película comienza con un incendio muy peligroso en el que Jack es atrapado: en su intento de rescatar a un ciudadano, es arrojado a una parte muy profunda de un almacén ahora transformado en una caldera de llamas, impenetrable humo negro y escombros desplomándose. La ironía es que es él ahora quien tiene que ser rescatado, pero la operación es muy difícil porque Jack se encuentra aislado. Mientras espera que su de Jefe de Bomberos, Mike Kennedy (John Travolta) luche por sacarlo, Jack hace un balance de su vida, desde el día que entró a formar parte del cuerpo de bomberos hasta este terrible momento, cómo conoció a sus mejores amigos. También la historia de amor vivida con su esposa Linda (Jacinde Barrett). Jack, conocido como un auténtico héroe, se abraza a sus recuerdos mientras espera su propio rescate.

Ami me encanto, mirala si tienes tiempo por ahí ok?. saludos titi

lety_> dijo...

Te admiro. Con decir eso es suficiente. Pero te diré algo máS, i es que te deseo toda la suerte del mundo, que sé que vas a lograr no sólo seguir tu vocaciÓn sino poder llevarla adelanTe con verdadera pasión, con valentía, con toDo el altruismo que es necesario para entregar tu viDa en cada incendio, en cada incidente... entregar tu viDa por salvar otra, la de un desconociDo, la de alguien que tendrá que agradecerTe siempre tu presencia en el momenTo más crítico, en el momento en que toDos huimos, en que cunde el pánico, el mieDo paraliZa...i en cambio tú...tú estarás aHí.

mis mejores deseoS están contiGo.

i quien sabe, quizás algún día tú también seas ensalzado en uno de esos editoriales, quizÁs incluso escrito por mí... empezará...
otro día te lo cuento;)

un besote.

kaO¡

Fran dijo...

Aquellos que ponen su vida por delante jugandosela cada dia para salvar a otras personas, (casi) siempre desconocidas, son los autenticos heroes de este mundo. Lo triste es que pocas veces son reconocidos como tales en esta sociedad. Cada bombero deberia tener una estatua en una plaza y su nombre en una calle. Personas que han hecho mucho menos las tienen. Si eso estuviese en mis manos lo haria sin dudar. Sabes que yo te apoyo desde el primer momento. Sigue asi nen.